7.1.12

Tipos de narrador

Tipos de narrador:







-Tercera persona, escueto:


Juan mató a Pedro.






-Tercera persona, objetivo:


Juan mató a Pedro. No se sabe a ciencia cierta la razón.






-Tercera persona, subjetivo:


Juan mató a Pedro por traidor.






-Tercera persona, subjetivo y ambiguo:


Pedro fue asesinado por traición.






-Primera persona:


Maté a ese maldito cerdo traidor de Pedro. Se lo merecía. Que se pudra en el infierno.






-Segunda persona:


¡Te voy a matar, canalla traidor!






-Narrador directo:


Juan mató a Pedro por un asunto de cuernos.






-Narrador indirecto:


Alguien mató a alguien por un asuntillo que huele mal...






-Narrador descriptivo y barroco:


Un hombre de mediana edad, de ojos lapislázuli, de cabello pajizo y lazio y tez trigueña cometió un hecho luctuoso en contra de otro hombre cuya relación era muy estrecha, de ojos color azabache, cabello rizado como las olas marinas que rompen en el malecón -perdón, se me permita-, de tez oscura como el café tostado y cuyas manos podrían estrangular a un orangután asiático, por el motivo de haber hallado a éste junto a la dulce y querida esposa del primero en el mullido lecho de ésta última, cuya tez es nívea como el marfil, su cabello rojizo como la caoba, su piel tersa y suave como la seda y sus pechos turgentes y apetitosos.






-Narrador rudo y obsceno:


El muy cornudo de Juan se ventiló al pedazo de cabrón bastardo de Pedro por haberse tirado a la muy puta de su mujer.






-Narrador científico:


Pedro muere a las 15:40 horas por impacto de bala. Hallamos huellas dactilares de Juan en la empuñadura de una magnum 44. Hallamos ropa interior, además de muestras de cabello y ADN de la esposa de Juan, junto al cadáver.






-Narrador testigo directo:


Juan apretó el gatillo de su magnum 44 y disparó a Pedro, quien fue derribado por el impacto de la bala que se internó en su cuerpo, causándole serias e irremediables heridas internas en los vasos sanguíneos y órganos vitales. Lo sé porque fui yo quien salió de la recámara para hacer tal recorrido.






-Narrador melodramático:


¡Oh, qué horripilante y trágico incidente el ocurrido ayer en casa de Juan, quien, oh, santo cielo, tuvo el arrebato de matar llevado por la ira y los celos a su querido y estimado amigo del alma Pedro, quien feneció por haber forzado a cometer adulterio a la mujer de Juan!






-Narrador demasiado escueto:


Ayer ocurrió algo en casa de Juan.






-Narrador telegráfico:


Mujer de Juan y Pedro. Juan: revólver.






-Narrador invisible:




3 comentarios:

MAITE N. dijo...

Ehhhhhh K... por aquí ando eh??? (soy paulena)... ya sabes que este texto me gustó mucho jajaja.
Saludos!!!

Francisco Dueñas García dijo...

Hola Camilo, soy Paco. Es muy interesante tu punto de vista sobre la realidad, esa realidad siempre subjetiva, siempre adulterada con los prejuicios del que la narra, con sus creencias, con sus insuficiencias. Por eso, la realidad humana a la que podemos acceder es a la nuestra propia, y siempre que lo hagamos sin condenarnos ni justificarnos. Por otro lado, creo que la realidad humana no se entiende sin ver cual es el papel que tenemos en la Naturaleza y como nos relaciomos con ella, además, ella y nosotros somos una sola cosa y estamos regidos por los mismos principios. Así, conocer a la Naturaleza es conocernos un poco más a nosotros mismos.

Camilo dijo...

Gracias por tu comentario, Paco. Efectivamente, con este ejercicio sobre los diferentes tipos de narradores, quería mostrar diferentes puntos de vista sobre un mismo hecho, y también parodiar en cierta manera las diferentes vertientes y perspectivas a la hora de narrar.

Gracias de nuevo por pasar por aquí.